Cómo pintar paredes interiores

Pintar las paredes de tu casa puede ser un placer o una tortura. Cuando no tenemos los conocimientos necesarios para llevarlo a cabo de forma correcta, y el resultado no es el esperado caemos en la desesperación y acabamos por llamar a un pintor profesional. Ésto no es mala idea, pero nosotros os animamos a ahorrar dinero. Con la práctica todo se consigue. Y la satisfacción es mucho mayor cuando uno hace las cosas por sí mismo.

Comenzaremos por los materiales que vamos a utilizar. La primera vez nos gastaremos una cantidad importante de dinero en material pero si os gusta cambiar el aspecto de vuestra casa a menudo, seguro que lo amortizaréis.

Imprescindible:

1. Pinceles de diferentes grosores y formas

2. Rodillos: Al menos dos, uno grande y otro pequeño.

3. Rasqueta y Masilla para tapar agujeros.

4. Lija de grano fino.

5. Cubo con rejilla, aunque algunas pinturas ya llevan la rejilla incorporada.

6. Cinta de carrocero.

7. Una alfombra vieja de aproximadamente 1,50 m x 1,00 m para proteger el suelo de las gotas de pintura.

 

 PASO 1

 

Antes de empezar pondremos la cinta de carrocero con mucho mimo alrededor de puertas, ventanas o cualquier objeto que no se pueda retirar. Es muy importante que queda totalmente recta para que el acabado sea perfecto. Primeros pasos

 

Retiramos todos los marcos y pulsadores de los enchufes e interruptores. Nunca los dejéis puestos. Mucha gente los cubre con cinta de carrocero, sin llegar a quitarlos, pero siempre se verán los restos de la pintura anterior al retirar la cinta, así que es mucho mejor extraerlos.

 

PASO 2

 

A continuación procedemos a tapar los agujeros, grietas o desperfectos, con masilla (se compra preparada) y con la ayuda de  una rasqueta intentas dejarlo lo más liso posible. Una vez que haya secado, deberás lijarlo para un mejor acabado.

Suele usarse la lija que veis  a la izquierda de la foto, pero para que quede perfecto, debemos lijarlo de nuevo con una lija papel de grano muy fino y con ayuda de un soporte para lijas. A continuación utilizaremos esta última para darle un lijado general a toda la pared y dejarla bien, bien lisa y preparada para pintar. Aunque antes, debemos limpiar los restos de polvillo que hayan podido quedar en la pared, si es con aspiradora mejor. 

 

 Tapar agujeros y lijar

 

Muchas personas aplican una capa de imprimación antes de pintar. La imprimación es un producto que se aplica de forma similar a la pintura y sirve para un mejor agarre de la misma, pero en este caso no es estrictamente necesario. Otra cosa sería si habláramos de superficies vitrificadas o metálicas o que la pared estuviera en muy mal estado.

PASO 3

Así que ya podemos empezar a pintar.Lo primero que hay que hacer, es leer las instrucciones de la pintura muy atentamente. Es conveniente que remováis la pintura porque suele posarse, quedando la pintura más densa en el fondo, y la más aguada en la parte superior. Podemos utilizar para ésto una varilla de cocina vieja.

Vertemos un poco de pintura en el cubo y comenzamos pintando los bordes. Primero con un pincel redondo y luego con el rodillo pequeño. Realizaremos esto un par de veces. Es muy importante que retiremos la cinta de carrocero del techo inmediatamente después de pintar el borde porque si dejas que se seque probablemente arrastres la pintura del techo y de esta manera lo evitarás.

 Pintar bordes

 

Puede que haya zonas que no te queden completamente rectas como veis en la foto, pero no os preocupéis porque después de pintar toda la pared repetiremos esta operación pero al revés (Paso 6). Pondremos la cinta de carrocero en la pared que hemos pintado y repasaremos el techo con pintura blanca, que debemos tener siempre en casa. Y quedará perfecto.

Arreglar borde

Paso 4

Y comenzamos con la primera capa, para la cual  podéis diluir con un 10% de agua la pintura para que penetre mejor en la pared y asegurarnos de que no queda ni un miniporo por pintar. Pero sólo en la primera capa, para las siguientes no será necesario.

Pintaremos de arriba-abajo sin prisa pero sin pausa y con mucho cuidado de no salpicar el suelo, sobre todo en esta primera capa que está más diluida. Así, únicamente necesitaréis una alfombra o similar, que iréis arrastrando a medida que avancemos pintando la pared. Y no tendréis que empapelar todo el suelo malgastando vuestro tiempo y dinero. Seguimos con la segunda y tercera capa. En principio, con tres capas debe ser suficiente.

Primera-capa1

PASO 5 

¿Y qué pasa con los radiadores? Pues tenéis dos opciones: pintar por detrás con el rodillo pequeño o utilizando pinceles especiales como el que veis en la foto. O también podéis retirar el radiador, para hacerlo pinchad aquí y veréis cómo se hace.Detrás del radiador

PASO 6

Es ahora cuando tenéis que hacer el paso que os comentaba antes. Poner la cinta de carrocero en la pared y repasar el techo con pintura blanca.

PASO 7

Y ya sólo queda una cosa, retirar la cinta que carrocero que falta “et voilá” listo, ya puedes admirar vuestro pasillo renovado.Resultado finalEn definitiva, con paciencia y práctica pintar tu casa es mucho más fácil de lo que parece así que  no os lo penséis, coged brocha y pintura y ¡Adelante!

Elfos cerámica.

Comentar esta entrada